13 de febrero de 2015

TÉ DE CÚRCUMA

Hacía mucho tiempo que no escribía en el blog, pero es que mi vida ha sido un remolino últimamente.
Mi querido yayo nos dejó el 7 de enero y está siendo difícil reponerse.
A parte de esto, ya os puedo contar la mayor noticia de mi vida
NOS MUDAMOS A IRLANDA!!!!!!!
A Cork concretamente, nunca he estado allí, así que va a ser una verdadera aventura, dejo el trabajo aquí y me voy allí con Pablo, estamos deseando comenzar esta nueva etapa, deseadnos suerte!!!!!!
Así que con tanto vaivén y tantas emociones, no sé cómo aún no he cogido la famosa gripe que ha cogido todo el mundo, creo que la Vitamina B que me manda mi médico tiene algo que ver, pero desde hace unos días el dolor de garganta es recurrente, por eso me tomo 2-3 tazas de este "té" de cúrcuma al día, que es muy fácil de hacer, sabe muy rico y sigo sin coger la gripe este año, también he conseguido no tomar antiinflamatorios, no será sólo por el té, pero seguro que ayuda. Y como veis en ésta foto no es porque no hayamos pasado frío!!
Té de cúrcuma.... puaggg.... lo sé, se me está yendo la olla... pues no! la cúrcuma es una especia maravillosa, con muchísimo poder antiinflamatorio, estimula las secreciones digestivas y facilita la digestión, es carminativa (elimina los gases), es protectora del hígado y la vesícula, estimula el sistema inmune... en fin, que seguro que ahora estáis pensando que ya no estoy tan loca...
Yo la compro en tiendas asiáticas que es bastante barata y mucho mejor que la que venden en botes en los supermercados.
Por cierto, la cúrcuma es uno de los ingredientes del curry, lo que le da el color amarillo y tiñe todo lo que roza, así que cuidado.


INGREDIENTES:
(1 taza)
1 cucharadita de miel (de la buena, por favor)
1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
1 pizca de pimienta
1 pizca de canela
1/2 limón
1 taza de agua caliente
1 pizca de jengibre (opcional)



ELABORACIÓN:
En una taza echamos la miel y luego la cúrcuma, la pimienta y la canela y removemos hasta formar una pasta. Si queréis echar jengibre, es el momento, puede ser rallado fresco o en polvo.
Echamos el agua caliente en la taza (caliente, no hirviendo) y removemos bien.
Echamos un buen chorro de limón y a beber.
Tendréis que remover de vez en cuando.
Podéis jugar con las medidas, según si lo queréis más dulce o menos y según os vayáis acostumbrando al sabor de la cúrcuma o si sois unos valientes tomarlo sin miel.
También se puede tomar con leche de soja, de vaca, de almendras... cualquier leche vaya, que queda delicioso, pero tendréis que suprimir el limón o se cortará.
Espero que os guste y os sane :-)



4 comentarios:

  1. Hola Julieta, te deseo mucha suerte en tu nuevo destino, espero que sigas por aquí, y nos cuentes que tal coméis por allí.
    besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!!!!!!!!!! Seguiré dando guerra

      Eliminar
  2. Reconozco que he pensado "puajjjj" pero viniendo de ti, te hago caso. Yo me curo los resfriados a base de infusiones de jengibre, huyo de los medicamente siempre que puedo.

    Oye, ya nos contarás que tal en Cork. Tengo media docena de amigas que han vivido allí, eso debe estar lleno de españoles :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que te gusta Ana.
      Si, debe haber muchísimos españoles allí, ya os contaré nuestras aventuras.
      Un abrazo!

      Eliminar